Situación

socioeconomica de África

El rasgo más llamativo de la economía africana es su desintegración, ya que no corresponden lasnecesidades de su población con los productos que elaboran. En general, se produce para la exportación, y no para el consumo interno.

Otra de las características llamativas es que la actividad económica es extractiva y depredadora con el medio.

Todos los países de África, salvo ciertas regiones sudafricanas, pertenecen al Tercer Mundo. En África conviven dos tipos de economía: una tradicional y de subsistencia, y otra capitalista dirigida la comercio internacional.

Predomina el sector primario de una manera abrumadora, tanto en la economía de subsistencia como en la capitalista.

La infraestructura económica, tanto en los transportes como en el comercio, es deficiente, salvo en la exportación. África necesita fuertes inversiones de capital.

La economía africana se concentra en una serie de islas desarrolladas, mientras que el resto del territorio es un país subdesarrollado. Estas islas desarrolladas suelen estar en la costa, en torno a los grandes puertos y en las regiones ecológicamente favorables para las plantaciones, además de en las zonas mineras.

Agricultura, ganadería y pesca


La agricultura es el principal sector de actividad en África. La agricultura africana se debate entre dos modelos: el tradicional de subsistencia y el de plantación especulativa.

Los sistemas tradicionales se dividen básicamente en dos: la agricultura de fuego y roza propia de las regiones de sabana y selva, y la agricultura intensiva de regadío de los oasis del Sáhara y el Sahel. Aunque también encontramos la agricultura mediterránea en la costa norte.

La agricultura de plantación especulativa utiliza todos los adelantos técnicos y biológicos de la revolución verde. La abundancia de tierras le permite tener una política de explotación extensiva en régimen de monocultivo, y cuando se agota una plantación se traslada a otro lugar próximo. Este desplazamiento, y el hecho de dejar esquilmada la tierra, resta tierras fértiles a la agricultura tradicional, por lo que entran en conflicto. En ocasiones, este esquilmo se alía con las condiciones ecológicas para producir cambios rápidos y decisivos en la biocenosis, favoreciendo el comienzo de procesos morfogenéticos áridos, con lo que el sustento tradicional desaparece.

A pesar de la expansión del comercio y la industria, la mayoría de los africanos siguen siendo agricultores y pastores. La agricultura de subsistencia convive con la agricultura de mercado y las plantaciones. Al norte y noroeste de África se cultivan cereales como el maíz, la avena, el trigo y la cebada, además de dátiles, olivo y cítricos junto con una gran variedad de vegetales. Se cría fundamentalmente ganado caprino y ovino. En la región del Sahara, los pastores nómadas crían camellos, y algunos agricultores, en los oasis, cultivan dátiles y cereales

A sur del Sahara, la agricultura itinerante un método que consiste en quemar, acondicionar y despejar para cultivar pequeñas áreas de terreno, en las que más tarde se permitirá que crezcan los arbustos de nuevo ha dejado paso a la agricultura sedentaria en la mayoría de las zonas. Los cereales son el cultivo principal, aunque también se cultiva arroz, batata, mandioca, kimbombó y banana como productos de subsistencia. En más de un tercio del continente no se puede criar ganado debido a las plagas de moscas tsetsé. Fuera de estas áreas y de los bosques densos, se cría ganado en grandes cantidades, pero rara vez con propósitos comerciales; la industria lechera es escasa y se sitúa ante todo alrededor de los centros urbanos del África oriental y meridional. Aunque cerca del 60% de toda la tierra cultivada está destinada a la agricultura de subsistencia, la agricultura comercial o el cultivo comercial se desarrolla en todo el continente. Los artículos alimentarios se destinan a los mercados locales, pero el café, el algodón, el cacao, el maní, el aceite de palma y el tabaco son exportados. África produce y exporta más de la mitad de la producción mundial de cacao, maní (cacahuete), clavo y pita. Las granjas y plantaciones propiedad de europeos, situadas sobre todo en África oriental y meridional, producen cítricos, tabaco y otros productos alimentarios destinados a la exportación.

La plantación cultiva productos con destino a la exportación, y no para las necesidades del país, como el café, cocotero, hevea, algodon, platano,azucar, etc., además de los dátiles, los cítricos, las frutas y las hortalizas de la costa mediterránea. Su producción depende de las necesidades de los países desarrollados, y su prosperidad de las condiciones del mercado internacional. En general, cultivan productos secundarios en la dieta de los países desarrollados, que son de los que primero se prescinde en caso de crisis, y están sujetos a modas, por eso son plantaciones especulativas, ya que presuponen cuál será la demanda en los países ricos.

La titularidad de las plantaciones ha cambiado de mano tras la independencia de África; ahora están en manos autóctonas. Esto obliga a la burguesía local a asumir los riesgos de un fracaso en la obtención del producto. Sin embargo, continúan en manos de la burguesía de los países ricos los canales de comercialización, con lo que se aseguran los mayores beneficios con los mínimos riesgos.

La ganadería es otro de los recursos tradicionales de la economía africana; sin embargo, en gran parte de África, fuera de la sabana, no existen pastos. La sabana tiene un clima en el que las grandes sequías son un problema para el ganado, lo que impone una explotación seminómada. Los rebaños más frecuentes son de ovino, bovino y camellos; el porcino tiene un lugar marginal. Frecuentemente, las cabezas de ganado sólo se utilizan para leche y no para carne. Las dificultades de la ganadería en África han impedido que existan grandes rebaños para la exportación.

La pesca es un recurso tradicional muy extendido, sobre todo la pesca en ríos y lagos, pero apenas supone nada en la economía de los países. Algunos bancos marinos africanos son muy ricos, como los de la costa mauritana, pero están explotados por flotas extranjeras.

La quiebra de la agricultura tradicional, y la falta de alternativas, produce miseria y hambre en la mayor parte del territorio. La ayuda internacional permite paliar esta situación, pero frecuentemente con productos ajenos a su dieta tradicional. Esto implica un cambio de hábitos alimenticios, con productos que no se cultivan en su país, por lo que a la larga se afianza la diferencia.

Enfermedades

Enfermedades:
Tripanosomiasis: También llamada enfermedad del sueño, es una enfermedad sistémica causada por un parásito y transmitida por la picadura de la mosca tse-tse. Anualmente se contabilizan 20.000 nuevos casos de tripanosomiasis de África Oriental y Occidental en el ámbito mundial La tripanosomiasis africana está confinada principalmente a África tropical y las zonas de mayor riesgo son Uganda, Kenia, Tanzania, Malawi, Etiopía, Zaire, Zimbawe y Botswana. No existe ninguna vacuna o medicamento preventivos.

Sintomas: los cuales se presentan en el plazo de una a cuatro semanas desde el momento de la infección, suelen ser inicialmente inespecíficos y pueden incluir fiebre, lesiones y erupciones cutáneas e, inflamación de los ganglios linfáticos de la parte posterior del cuello. La infección generalmente progresa afectando al cerebro y la médula espinal. A medida que la enfermedad avanza, se manifiesta con cambio de personalidad, pérdida de peso, irritabilidad, falta de concentración, confusión progresiva, convulsiones, dificultad para caminar y para hablar, letargia profunda, coma y, finalmente, la muerte.

Malaria: La malaria es una enfermedad parasitaria que se transmite de un humano a otro por la picadura de mosquitos, específicamente del tipo anofeles. En los humanos, los parásitos (llamados esporozoítos) migran hacia el hígado, donde maduran y se convierten en merozoítos, los cuales penetran el torrente sanguíneo e infectan los glóbulos rojos. Los parásitos se multiplican dentro de los glóbulos que, al cabo de 48 a 72 horas, se rompen e infectan más glóbulos rojos. Los primeros síntomas se presentan por lo general de 10 días a 4 semanas después de la infección, aunque en ocasiones se pueden presentar en un lapso de 8 días hasta 1 año después.

Los síntomas de la enfermedad ocurren en ciclos de 48 a 72 horas. La transmisión de la malaria también puede ser de forma congénita (de la madre al feto durante el embarazo) y por transfusiones sanguíneas. La mayoría de los síntomas se originan por la liberación masiva de merozoítos en el torrente sanguíneo, por la anemia causada por la destrucción de glóbulos rojos y por los problemas debidos a las grandes cantidades de hemoglobina libre que invaden el torrente sanguíneo luego de la ruptura de los glóbulos rojos. Sus principales sintomas son: Escalofríos, fiebre y sudoración secuenciales, Dolor de cabeza, Náuseas y vómitos, Dolor muscular, Anemia , Heces sanguinolentas, Ictericia, Convulsiones, Coma

Dengue: El dengue es una enfermedad causada por cualquiera de cuatro virus estrechamente relacionados (DEN-1, DEN-2, DEN-3 ó DEN-4). Los virus son transmitidos a los humanos por la picada de un mosquito infectado. El mosquito Aedes aegypti es el transmisor o vector de los virus de dengue más importante en el hemisferio occidental. Sintomas: Los síntomas principales del dengue son fiebre alta, dolor de cabeza fuerte, dolor de espalda, dolor en las conyunturas, náusea y vómitos, dolor en los ojos y erupción de la piel. Generalmente, la enfermedad es más leve en niños menores que en los niños mayores y adultos. Esta etapa es seguida por manifestaciones hemorrágicas, tendencia a tener fácilmente cardenales, magulladuras, u otros tipos de hemorragias de la piel, sangramiento de la nariz o de encías, y posiblemente sangramiento interno. Los vasos sanguíneos más pequeños (capilares) se hacen excesivamente permeables, permitiendo el escape del suero o componente líquido de la sangre, fuera de los vasos sanguíneos. Esto puede conducir a fallo del sistema circulatorio y choque, seguido de muerte.

Leishmaniasis: La leishmaniasis es una enfermedad infecciosa provocada por un parásito denominado leishmania. Según la OMS afecta a unos 12 millones de personas repartidos en 88 países del mundo. Su fuente de infección son los animales, afectando a roedores, perros y diversos mamíferos salvajes. En muchas regiones del continente africano la enfermedad es endémica en perros y carnívoros salvajes. Los hombres pueden contagiarse de la enfermedad si reciben picaduras de una mosca de la arena que haya picado anteriormente a un mamífero infectado. La enfermedad también puede transmitirse de madres a hijos y a través de transfusiones de sangre o agujas infectadas. Sintomas: Existen distintas formas de la enfermedad, siendo la leishmaniasis cutánea la variante más frecuente. Sus síntomas son úlceras en la piel de la cara, los brazos y las piernas, que pueden dejar cicatrices permanentes. La leishmaniasis visceral es la forma más grave de la enfermedad, siendo mortal casi en la totalidad de los casos si el enfermo no recibe el tratamiento adecuado. Los síntomas de esta variante incluyen accesos de fiebre, pigmentación de la piel, pérdida de peso y alteración de los componentes sanguíneos.

Esquistosomiasis o Bilharziosis: La esquistosomiasis es una infección causada por una de las cinco especies de los parásitos esquistosoma. Las infecciones por esquistosoma se pueden contraer cuando las personas están en contacto con agua contaminada. El parásito en sus estados infecciosos se llama cercaria y nada libremente en cuerpos de agua al aire libre. En contacto con las personas, el parásito penetra en la piel, madura a otro estado larvario, esquistosómula, luego migra hacia los pulmones y el hígado, donde madura hasta su forma adulta. El gusano adulto migra al área anatómica de su preferencia, dependiendo de la especie involucrada. Las áreas posibles son: vejiga, recto, intestinos, hígado, sistema venoso portal, bazo o pulmones. Sintomas: Los síntomas varían de acuerdo con las especies de gusano y la fase de infección. La invasión inicial puede causar picazón y una erupción. Una sobreinfestación puede causar fiebre, escalofrío, agrandamiento de ganglios linfáticos, del hígado y del bazo. Los síntomas urinarios pueden ser micción frecuente y dolorosa (disuria) y sangre en la orina (hematuria). Los síntomas intestinales pueden ser dolor abdominal y diarrea, la cual puede ser sanguinolenta.

Economia en africa

África es el tercer continente del mundo por extensión geográfica. Limita al norte con el Mar Mediterráneo, al oeste con el Océano Atlántico, al sur con la conjunción de los océanos Atlántico e Índico y al este con el Mar Rojo y el Océano Índico. Aunque posee una superficie total de 30.272.922 kilómetros cuadrados (621.600 en masa insular), la cual representa el 22% del total terrestre, la población es de mil millones de habitantes, menos del 16%. El continente se organiza en 53 países, siendo todos ellos miembros de la Unión Africana, con excepción de Marruecos.

En su condición de ex colonias, la mayoría de los países africanos mantienen estrechas relaciones económicas con la Unión Europea (UE).

Existe una organización supranacional, tomando como referencia a la Unión Europea, llamada Unión Africana, de la que forman parte todos los países del continente excepto Marruecos, incluida la República Árabe Saharaui Democrática. La mayor parte de los países africanos están subdesarrollados o en vías de desarrollo.

Más del 50% de la población o 350 millones de personas viven con menos de un dólar cada día. África paga cerca de $20 000 millones en pagos de deuda cada año, aún pese a las paliaciones de deuda de los años 90.

Industrias,mineria,energías,comercio y transportes en África

La minería proporciona el mayor volumen de ingresos por exportaciones de África; las industrias de extracción minera son el sector más desarrollado en buena parte de las economías africanas. Aproximadamente la mitad de dichos ingresos proceden de Sudáfrica; gran parte de éstos se derivan de la minería de oro y diamantes. Otros países productores de minerales son Libia (petróleo), Nigeria (petróleo, gas natural, carbón, estaño), Argelia (petróleo, gas natural, mineral de hierro) y Zambia (cobre, cobalto, carbón, plomo, cinc). También hay petróleo en la costa oeste africana, en la cuenca del Gabón, en la República del Congo, en República Democrática del Congo y en Angola. Cerca de un tercio de la producción de uranio mundial se extrae de África, sobre todo en Sudáfrica, Níger, República Democrática del Congo, la República Centroafricana y Gabón. La reserva de radio más grande del mundo se encuentra en República Democrática del Congo. El 20% de las reservas mundiales de cobre se concentra en Zambia, República Democrática del Congo, Sudáfrica y Zimbabue.

República Democrática del Congo también produce alrededor del 90% del cobalto mundial y Sierra Leona tiene la mayor reserva conocida de titanio. África produce alrededor de las tres cuartas partes del oro mundial; Sudáfrica, seguida por Zimbabue, República Democrática del Congo y Ghana, son los mayores productores. Las minas de Sudáfrica y República Democrática del Congo producen prácticamente la totalidad de las gemas y diamantes industriales del mundo. En todo el continente hay mineral de hierro. La mayoría de la riqueza mineral africana ha sido o es explotada por grandes multinacionales. En años recientes, los gobiernos africanos se han convertido gradualmente en importantes accionistas de las operaciones realizadas en sus propios países. La extracción de minerales y petróleo está creando industrias de procesado, como refinerías y fundiciones, que están ubicadas en la mayoría de los países ricos en minería con recursos energéticos adecuados.

Sudáfrica fue la primera en contar con la mayor parte de la industria manufacturera de África; la industria pesada, así como la producción de metal, la fabricación de maquinaria y transportes, se concentraban en Sudáfrica. Desde hace unos años se han desarrollado notables centros industriales en Zimbabue, Marruecos, Egipto y Argelia, entre otros países. Las industrias relacionadas con la minería están bien implantadas en República Democrática del Congo y Zambia; Kenia, Nigeria, y Costa de Marfil han desarrollado sobre todo industria ligera, textil y de materiales de construcción. En gran parte de África la manufactura se limita a la fabricación o ensamblado de bienes de consumo como zapatos, bicicletas, textiles, alimentos y bebidas. A menudo tales industrias están limitadas al mercado de consumo regional, relativamente pequeño.

Nigeria, Libia, Argelia y Angola son los mayores productores mundiales de petróleo. La exportación de gas natural se centra en Argelia. La producción de carbón se concentra en Zimbabue y Sudáfrica; el mayor volumen se destina al consumo interno de ambos países. El resto de África debe importar combustible. Aunque África ofrece cerca del 40% del potencial hidroeléctrico mundial, solo se ha desarrollado una cantidad proporcionalmente pequeña debido a los altos costos de producción y a que las localizaciones son inaccesibles y están a gran distancia de los mercados. Sin embargo, en 1960 se comenzaron a construir varias centrales hidroeléctricas importantes; por ejemplo, la gran presa de Asuán, en el río Nilo, la presa del Volta, en el río Volta, y las presas de Kariba y Cabora Bassa, en el río Zambeze.

COMERCIO EN AFRICA

Los sectores comerciales de buena parte de los países africanos dependen mucho de uno o unos pocos artículos de consumo. Gran parte de los países africanos comercia con otros más industrializados, que precisan materias primas y venden bienes de consumo o industriales. El comercio entre los estados africanos está limitado por la competitiva, más que complementaria, naturaleza de productos, las barreras comerciales y la diversidad de monedas. La mayoría de las antiguas colonias inglesas mantienen unas cómodas relaciones comerciales con Reino Unido y guardan sus reservas monetarias en Londres. Las antiguas colonias francesas mantienen lazos aún más estrechos con Francia y la mayoría son miembros de la Zona del franco. Además, casi todos los países africanos tienen relaciones económicas con la Unión Europea y se benefician de reducciones de aranceles (de aduanas). Pocos sistemas económicos han surgido entre los países africanos. Los más duraderos y prósperos son la Comunidad Económica de Estados Africanos del oeste y la Comunidad Económica de Estados Centroafricanos. La Organización para la Unidad Africana también promovió el comercio entre los países africanos y el desarrollo económico, hasta convertirse en la Unión Africana en 2002.

CARBON VEGETAL Y GESTIÓN ENERGETICA EN AFRICA

(NC&T) Un estudio a cargo de investigadores de la Universidad de California en Berkeley, y la Escuela de Salud Pública de Harvard, pone de manifiesto que promover tecnologías más limpias y eficaces para producir carbón vegetal en África puede salvar millones de vidas y tiene beneficios destacados para combatir el cambio climático y apoyar el desarrollo.

El continente africano depende de la madera y el carbón de leña para la cocina y la calefacción doméstica. En el año 2000, casi 470 millones de toneladas de madera fueron consumidas en hogares del África Sub-sahariana en forma de leña y carbón vegetal, más madera “per capita” que en cualquier otra región en el mundo. Más de 1,6 millones de personas, principalmente mujeres y niños, mueren prematuramente cada año en el planeta (400.000 en el África Sub-sahariana) de enfermedades respiratorias causadas por la polución de tales fuegos. El estudio encuentra que el humo de fuegos de madera usada para cocinar causará aproximadamente 10 millones de muertes prematuras entre mujeres y niños hacia el 2030 en África, y descargará al medio ambiente unos 7.000 millones de toneladas de carbono en forma de gases de efecto invernadero para el 2050, alrededor del seis por ciento del total esperado para el continente.

Los autores del estudio evaluaron estrategias múltiples para reducir la mortalidad así como las emisiones de gases provenientes de fuentes domésticas. Recogieron un gran banco de datos sobre el uso actual de combustible en naciones africanas. Utilizando esto como una línea de partida, definieron escenarios múltiples para el uso futuro de combustible variando la proporción de madera, carbón de leña y combustibles basados en el petróleo empleados en las viviendas, y mejorando la sostenibilidad de la tala de madera y de las técnicas de producción de carbón vegetal.

Robert Bailis, estudiante graduado en el Grupo de Energía y Recursos de Berkeley y autor principal del artículo advierte: “Si la urbanización rápida continúa, y todas las señales indican que será así, entonces la tendencia va a ser hacia un mayor uso del carbón de leña en África. Es la fuente más económica de energía doméstica. Pero, cualquiera que sea el camino que tome África, debemos advertir que hay consecuencias múltiples, que incluyen muertes y emisiones contaminantes evitables. Las decisiones hechas ahora o en el futuro cercano van a tener grandes efectos en la salud y el medio ambiente en el futuro distante”.

Los resultados del estudio muestran que la mejor situación en África sería una transición de combustibles basados en biomasa a combustibles fósiles basados en petróleo, tales como queroseno y gas propano líquido, que, según los autores, puede prevenir entre 1,3 y 3,7 millones de muertes prematuras, dependiendo de la rapidez de la transición. Argumentan, sin embargo, que las condiciones económicas presentes y la infraestructura de energía en África hacen improbable una opción de combustibles basados en petróleo.

El carbón de leña quema más limpio y produce menos polución dentro de las viviendas donde se usa que la madera, pero el método de producción ineficiente en África es uno de los más contaminantes para el ambiente global y potencialmente destructivo para los bosques africanos. Su análisis muestra que el carbón de leña, convenientemente manejado, podría llegar a evitar entre 1 y 2,8 millones de muertes. Majid Ezzati, profesor auxiliar de Salud Internacional en la Escuela de Salud Pública de Harvard y coautor del informe destaca: “Es mucho más fácil distribuir carbón vegetal a gran escala que hacerlo con los combustibles fósiles, porque hay un mercado bien desarrollado y no se requiere infraestructura cara como refinerías e instalaciones de procesamiento. Así, aunque los combustibles fósiles son de hecho mejores para la salud y para el clima, son más caros y más difíciles de obtener”.

Sin embargo, los escenarios que consideran grandes cambios hacia el carbón de leña sin mejoras en la tala y la producción, conducen a incrementos severos de emisiones de gases de efecto invernadero, por encima de 15.000 millones de toneladas de carbono liberadas en la atmósfera para el 2050. “La mayor parte del carbón es producida en África de modo poco coordinado; una o dos personas que salen al bosque, casi siempre sin licencia y en tierra de otro, cortan un árbol o dos, lo hacen astillas, lo encienden, lo cubren con tierra, y entonces le dan vueltas alrededor de 2-4 días mientras se convierte en carbón vegetal” -explican los científicos-. “No es ninguna sorpresa que por lo general no sea una operación de eficacia elevada”. Los autores sostienen que creando la tecnología y políticas para la transición a tecnologías de producción de carbón vegetal de superior eficiencia y con talas sostenibles, como las usadas hoy en Brasil y Tailandia, las emisiones pueden ser reducidas en un 45-66 por ciento.

Los investigadores concluyen que ayudar a las naciones africanas a hacer la transición hacia el carbón de leña limpio sin aumentar drásticamente la polución y diezmar los bosques tropicales, sería una manera excelente de alcanzar varias de las “metas del desarrollo del milenio”, de las Naciones Unidas, entre ellas reducir la mortalidad infantil, y asegurar la igualdad de género y la sostenibilidad medioambiental, además de invertir en el desarrollo del continente africano como se prometió en el Foro Económico Mundial del 2005, y en la reciente Cumbre del Grupo de los Ocho. Ezzati resalta: “Este estudio muestra que escogiendo tecnologías energéticas con vistas a mejorar la salud y la calidad de vida en una de las áreas más empobrecidas del mundo, tenemos la oportunidad de reducir significativamente las muertes prematuras, sobre todo entre mujeres y niños”.

ACTIVIDADES INDUSTRIALES

A pesar del gran potencial de África ahora el desarrollo industrial, dada la disponibilidad de fuertes de energía, de combustibles y de minerales, su industria tiene escasa envergadura.

La industrialización africana es reciente; en general se desarrollo después de la independencia, ya que la metrópolis coloniales no tenían mayor interés en impulsar actividades que compitiesen con sus propias industrias. Predominan las industrias ligeras.

Las actividades industriales están localizadas exclusivamente en algunas áreas, sobre todo en las grandes ciudades y puestos que junto con las arreas de extracción de minerales, respetándose los únicos espacios industriales en el continente.

Aun en este marco general se pueden distinguir grupos de países con distintos niveles de industrialización, entre ellos se encuentran los siguientes países: Sudáfrica, Zambia y Zaire.

SITUACION ALIMENTARIA

El crecimiento explosivo de la población demanda mayores volúmenes de alimento, la agricultura tradicional es incapaz de producir la mala alimentación y la hambruna son una realidad.

Las áreas más fértiles han sido incorporadas a la producción comercial destinada a la exportación; a ella se dedican también los capitales existentes.

La agricultura tradicional se encuentra en plena decadencia y la escasez de las tierras cultivables han llevado a la sobreexplotación y agotamiento de las tierras; en muchas áreas, las producciones decaen en forma permanente, al tiempo que el ambiente se degrada a niveles que impiden su utilización productiva. A esto se suma el confinamiento aborigen en las zonas menos fértiles.

La propiedad comunal de la tierra en África constituye otro obstáculo que dificulta la prevención del agotamiento de los suelos.

Las técnicas agrícolas siguen siendo tradicionales, totalmente incapaces de asegurar la cantidad necesaria de alimentos.

Esta estructura implica un riesgo de subalimentacion y hambre, situación que se presenta en los países de África oriental y central. Esto se agrava por el tipo de productos que llevas a una dieta muy desequilibrada: la proporción de alimentos de origen animal que se consume es mínima, al tiempo que predominan los tubérculos como la mandioca y cereales como el mijo y el maíz.

Todo esto ha desembocado en múltiples situaciones adversas, los mas capacitados y con mayores posibilidades emigran hacia las ciudades, las áreas agrícolas, en muchos casos se transforman en mano de obra mal paga que vive en condiciones miserables. La deterioro ambiental, se suma a los conflictos bélicos dejando a las personas en la miseria y obligándolos a escapar hacia otros países.

PAGINAS VISITADAS:

  1. http://html.rincondelvago.com/africa_1.html
  2. http://www.voyagesphotosmanu.com/industrias_africanas.html
  3. http://www.escalofrio.com/n/Animales/Mosquitos_y_Enfermedades/Mosquitos_y_Enfermedades.php
  4. http://geografia.laguia2000.com/economia/africa-economia-y-poblacion
Anuncios