Una más de amor
Cartas a Julieta
Título original: Letters to Juliet
Dirección: Gary Winick
País: Estados Unidos.  Año: 2010.  Duración: 105 minutos.  Género: comedia romántica.
Interpretación: Amanda Seyfried (Sophie), Chris Egan (Charlie Wyman), Vanessa Redgrave (Claire), Franco Nero (Lorenzo Bartolini), Gael García Bernal (Victor), Lidia Biondi (Donatella), Daniel Baldock (Lorenzo), Milena Vukotic (Jane), Luisa Ranieri (secretaria) y Marina Massironicomo (Tess).
Producción: Ellen Barkin, Mark Canton, Eric Feeing, Carolina Kaplan y Patrick Wachsberger
Música: Andrea Guerra. Fotografía: Marco Pontecorvo. Montaje: Bill Pankow.
Dirección artística: Stefano Maria Ortolani y Saverio Sammali.
Vestuario: Nicoletta Ercole. Estreno en España: 14 de Mayo 2010.

CRÍTICA por Almudena Perea Moyano
Cartas  a Julieta es una comedia romántica dirigida por Gary Winick, también  director de otras muchas obras como Guerra de novias.
El filme narra las vacaciones de una chica (Sophie) junto a su pareja en Verona, ciudad donde se sitúa la famosa historia de Romeo y Julieta de William Shakespeare. Allí, Sophie descubrirá el ‘balcón de Julieta’, lugar turístico donde chicas de todo el mundo acuden para colgar una carta relatando sus desventuras sentimentales. Dichas cartas van a parar al final del día a manos de un grupo de mujeres que responderán a las desconsoladas muchachas con consejos y palabras de ánimo. Sophie, fascinada por este oficio se une al grupo de mujeres, encontrando de esa forma una carta que pertenece a una mujer ya anciana. La carta fue escrita hace 25 años atrás a su amado. A partir de ahí la chica se verá implicada en la historia de la anciana que junto al nieto de ésta emprenderán la búsqueda de ese amor de juventud por toda el territorio italiano. La historia deja a un lado al novio de la chica ya que éstos están pasando por una crisis amorosa.
Cartas a Julieta es la clásica historia romántica a favor del amor verdadero. Un romanticismo de postal y con amores más grandes que los que suelen ser habituales en la vida real. Pero por desgracia, en esta ocasión a los autores se les ha ido la mano con los tópicos, tanto en el género como en el país donde se encuentra la historia (Italia), un país muy típico ya por ser lugar donde se han desarrollado numerosas historias románticas, como por ejemplo la popular obra de Federico Moccia, A tres menos sobre el cielo, entre otras muchas historias. Además, los actores no tienen química alguna entre ellos, y por lo que respecta al casi desconocido Chris Egan (nieto), es un tipo incapaz de deshacerse de su aspecto antipático incluso cuando intenta ser vulnerable.
La historia transcurre sin muchas sorpresas, que ya desde el comienzo permite adivinar cómo y con quién van a terminar los personajes, pero a pesar de eso el interés no desaparece.
Como recomendación sólo decir que esta película está dirigida especialmente a aquellas personas que adoran las historias muy románticas y previsibles. El resto tendrá que esperar a sorprenderse con otras originales comedias románticas.Los Goonies
Dirección: Richard Donner.
País: Estados Unidos.
Año: 1985.
Duración: 114 minutos.
Género: Aventura, comedia, familiar, intriga.
Interpretación: Sean Astin como Mickey Walsh, Josh Brolin como Brand Walsh, Jeff Cohen como “Gordi”, Corey Feldman como “Bocazas”, Kerri Green como Andy Carmichael, Martha Plimpton como Stef Steinbrenner, Jonathan Ke Quan como Data, John Matuszak como “Sloth”, Robert Davi como Jake Fratelli, Joe Pantoliano como Francis Fratelli, Anne Ramsey como Mama Fratelli, Lupe Ontiveros como Rosalita. Mary Ellen Trainor como la Señora Walsh, Keith Walker como el señor Walsh, Curtis Hanson como Elgin Perkins.
Guión: Chris Columbus y Steven Spielberg.
Música: Dave Grusin.
Fotografía: Nick McLean.
Montaje: Michael Kahn.
Dirección artística: Rick Carter.
Vestuario: Richard La Motte.
Estreno en España: 24 Julio 1985

CRÍTICA por Francisco Miguel Rubio Moreno.
Los Goonies son una pandilla de jóvenes que viven en los muelles de Goon, un pueblo costero de los Estados Unidos. Se enfrentan al triste momento de despedirse de su barrio (ya que una empresa de demolición se dispone a destruirlo para construir un campo de golf). En la buhardilla de Mikey y Brand encuentran el mapa de un pirata que muestra como llegar a un tesoro. Los Goonies siguen las indicaciones del mapa, con la esperanza de salvar sus casas y asi comienzan las aventuras… Se adentran en un fabuloso mundo subterráneo lleno de cavernas, de esqueletos y trampas, con los Fratelli siempre pisándoles los talones…
El principio, supone uno de los arranques más extraordinarios que he visto nunca.  Con un ritmo trepidante, el director nos presenta el pueblo idóneo para el desarrollo de la trama, introduce a los villanos y a los chicos y deja ver cual es el tono general de la película.
Como no, la película comienza un viernes, con el fin de semana por delante, lo que añade una mayor sensación de aventura.
Quizás al final de la película se pierda algo de ritmo pero no influye en su valoración total. Para mí lo más importante es que Richard Donner demuestra un claro interés en que la película entusiasme al espectador.
Sin duda alguna cabe destacar que es una película inolvidable y maravillosa con un argumento absorbente  que hace que sea mucho mas interesante. La recomiendo a los amantes de aventuras.

Sleepy Hollow
Director: Tim Burton

Duración: 105 min.  País: EEUU  Año: 1999
Género: Terror. Fantástico | Sobrenatural. Siglo XVIII. Comedia de terror
Guión: Andrew Kevin Walker (Novela: Washington Irving)
Música: Danny Elfman  Fotografía: Emmanuel Lubezki
Reparto: Johnny Depp, Christina Ricci, Miranda Richardson, Michael Gambon, Casper Van Dien, Jeffrey Jones, Christopher Walken, Michael Gough, Lisa Marie, Ian Mcdiarmid, Christopher Lee, Martin Landau
Productora: Mandalay Pictures / Scott Rudin / American Zoetrope
Premios: 1999: Oscar: Mejor dirección artística. 3 nominaciones 1999:
2 premios BAFTA: Mejor vestuario, diseño de producción.

Sinopsis:   Norteamérica, finales del siglo XVIII. Ichabod Crane (Johnny Depp), un policía de Nueva York que utiliza avanzados métodos de investigación,  es enviado al pequeño y remoto pueblo de Sleepy Hollow para descubrir qué hay de verdad en la leyenda de un jinete sin cabeza que aterroriza a los habitantes del lugar. (FILMAFFINITY)

Crítica por: Julia Ruiz Magro
‘‘Sleepy Hollow’’ es una película que está basada en la época  del Romanticismo, por su vestuario y la forma en la que se expresan los personajes. Está dirigida por Tim Burton, conocido por los paisajes, lugares, y personajes tan curiosos y únicos que nos muestra en cada una de sus películas. La leyenda del jinete sin cabeza es una historia que todos conocemos, pero esta obra nos hace ver esa leyenda desde el punto de vista del director. Tim Burton imaginó ‘‘Sleepy Hollow’’ (el pueblo en el que transcurre la historia) un lugar oscuro, misterioso, terrible, y lleno de secretos y mentiras, en un ambiente único.
La escenografía es maravillosa, y hace que imaginemos aquel lugar como si fuese real. Y junto a la banda sonora, la creación es perfecta. La combinación entre lo misterioso, la intriga, el terror, el amor, y ese toque de humor que aparece en ocasiones, la película nos engancha en cada minuto de su duración.
Christina Ricci hace el papel de una encantadora chica que parece un hada, de la que se enamora Johnny Deep, el detective de Nueva York, valiente y miedoso a la vez. Todos los personajes tienen un papel primordial en la película. Todos presentan historias diferentes. Lo mejor de “Sleepy Hollow”, sin duda, son sus actores a pesar de contar también con un buen guión. Poco importa que se pueda confundir uno entre tanta madrastra, cuñado, herederos y hermosas criadas, o que en muchos momentos el protagonista haga que la historia avance gracias a las deducciones que obtiene. Son detalles sin importancia que conducen la acción en la dirección correcta de la película y hacen que al final todo consiga la forma que debe tener. Si hay que buscarle pegas, las pondría en los sueños del protagonista Johnny Depp, de su infancia, y alguna otra cuestión que no contribuyen a que la historia tenga siempre una forma clara.