VIAJE A ROMA

En este viaje he conocido muchos lugares impresionantes… Y ha sido una experiencia única que me gustaría volver a vivir algún día. Voy a empezar a hablar de esos 6 días maravillosos en Roma… 1er día: Teníamos que estar a las 5 y media de la mañana detrás del instituto, nuestra aventura empezaba ahí. Cogimos rumbo a Málaga, y una vez allí cogimos el avión. Sobre el mediodía llegamos al aeropuerto de Roma, y nos fuimos al hotel. Esa tarde comimos en un Mcdonal, y fuimos directos a ver el Coliseo, la Fontana De Trevi y no tardamos mucho en volver al hotel. 2º día: Nos levantamos temprano, desayunamos en el hotel, y nos dirigimos hacia las Catacumbas de Priscilla. Por la tarde visitamos el Foro Romano. Ese día lo pasamos mal… hizo muchísimo frío, pero todo era espectacular. Esa misma tarde visitamos el Panteón. 3er día: Este fue el día del gran madrugón, íbamos al Vaticano. Cogimos el metro, hasta Cipro, y allí andamos un rato, hasta llegar a los Museos Vaticanos, nos llevamos todo el día visitando los museos y el Vaticano en sí. 4º día: Fue nuestro día libre, vimos la Plaza de Spagna (España). Y el resto del día lo tuvimos libre, hasta la noche. Mis amigas y yo estuvimos comiendo en un bar al lado de la Fontana, y nos llevamos toda la tarde de compras, que por Roma es impresionante. 5º día: Lo dedicamos a visitar algunas iglesias y plazas. Ese fue el día de la gran cena en un restaurante, fue una cena muy emotiva, le compramos un regalo a Manuel Molina por cumplir 20 añazos, y le dimos los regalos a los profesores, y les leímos una carta… y después de todo eso, nos fuimos a la discoteca. 6º día: Tuvimos algunos problemillas antes de irnos del hotel, pero todo se solucionó. Nuestra aventura estaba llegando a su fin. Volvimos a coger el avión. Prácticamente nos llevamos todo el día viajando, fue agotador. Teníamos muchas horas de sueño atrasadas, y algunos aprovechamos para dormir. Llegamos a Brenes a eso de las 22:30, y nos reunimos con nuestras familias. He de decir que ha sido algo inolvidable, junto a unas personas maravillosas, y los profesores no se quedan en ningún momento atrás. Mª Dolores Rodríguez 1º BTO B

Una

gran

experiencia

Ya es martes, apenas quedan cinco horas para iniciar nuestra gran aventura, mis padres me advierten de que es normal que esté nervioso, pero lo que a mi me sorprende es que no sé de dónde sacan esa conclusión, yo estoy como un día cualquiera.

Se iba acercando la hora de partir, era hora de despedirse de padres y hermanos. Di dos besos a cada uno, ya que no me gustan las despedidas y me aproximé al lugar donde habíamos quedado para iniciar nuestro viaje. Nos esperaba un duro viaje, que empezaba con unas tres horas de autobús hacia Málaga y otras dos horas de avión hacia Roma. Menos mal que no se me hizo muy largo porque gran parte del trayecto me lo pasé durmiendo.

-¡Por fin llegamos a Roma!- Es lo primero que escuché tras mis largas horas de sueño, y llevaba razón quien lo dijo, habíamos llegado a Roma. Una vez que aterrizamos, recogimos el equipaje y pusimos rumbo al hotel, en el que dejamos nuestras pertenencias y salimos rápidamente a ver que era lo que nos iba a regalar aquella ciudad. Nuestra primera parada fue el Coliseo. Debido al cansancio acumulado y a toda nuestra ilusión, aquella bonita parada nos entusiasmó de tal forma, que nos llevamos cerca de dos horas haciéndonos fotos alrededor del mismo. Realmente fue una hermosa forma de comenzar nuestra gran experiencia. Tras el Coliseo, fuimos a visitar lo que para mi es la obra arquitectónica más grandiosa y espléndida de toda Roma; La Fontana di Trevi. Siempre recordaré el momento en el que paseando por las estrechas calles del centro de Roma, apareció de repente la imagen del Dios Neptuno frente a mis ojos. Tras llevarnos gran tiempo contemplando la hermosa fuente, nos aproximamos al hotel a descansar y a aguardar que nos esperaría al día siguiente.

Nuestro miércoles empezó como iban a empezar los siguientes días. Hora de levantar, vestirse, desayunar y quedada en la puerta del hotel. Ese día fuimos a visitar las Catacumbas de Priscila que eran uno de los cementerios romanos más antiguos que se han descubierto y conserva algunos frescos de especial importancia para la historia del arte, por ejemplo, las primeras representaciones de la Virgen María o de la Anunciación. Posteriormente, una vez que ya habíamos almorzado la rica pasta, nos dirigimos al foro romano, una gran muestra de arte al aire libre. Tras estas visitas, decidimos regresar al hotel, puesto que el frío era muy seco y junto al viento nos hacía la visita imposible. Eso sí, antes de ir al hotel, hicimos una visita a la Piazza Navona.

El jueves nos dirigimos al Vaticano, empezamos con una visita a los Museos Vaticanos y a la Capilla Sixtina, y terminamos con una visita al interior de la Basílica de San Pedro pasando también por su alta cúpula. De este día cabe destacar que desde la cúpula, pudimos disfrutar de unas de las mejores vistas de toda la ciudad de Roma.

Pasando el tiempo llegó el viernes en el que por la mañana visitamos el Moisés de Miguel Ángel, situado en la iglesia de San Pietro in Vincoli. Posteriormente, visitamos el Coliseo por dentro, admiramos como la mayor obra arquitectónica que nos había dejado la civilización Romana, aún sigue en pie y en gran estado de conservación. Tras la visita al Coliseo, fuimos a la Plaza de España. Una vez allí, pudimos hacer lo que quisiésemos, puesto a que nos dejaron la tarde libre para realizar compras o visitar libremente la ciudad.

La mañana del sábado, tuvo como referencia la visita de gran cantidad de plazas e iglesias de la parte céntrica de Roma. Lo más especial de ese día, fue la cena que tuvimos todos los compañeros con los profesores que se encargaban de acompañarnos. Esta cena estuvo llena de momento emotivos así como de lágrimas, porque empezamos a darnos cuenta que nuestra gran experiencia estaba apunto de acabar. Tras la cena asistimos a una discoteca en la que pusimos el broche final al viaje.

El día siguiente no tuvo gran importancia, del hotel al avión, del avión al autobús, y del autobús a casa.

Realmente ha sido un viaje que ha marcado nuestra vida, ya que aunque no haya hecho referencia a todas nuestras noches locas de típico adolescente ni a todas nuestras fiestas vividas, he hecho referencia a lo que todos nosotros llevamos en una parte de nuestro corazón, y eso que llevamos en nuestro corazón se llama; Roma…

Anuncios